24 abr. 2015

Cartas a una amiga lejana I

Querida amiga:

¿Recuerdas tu primer beso? ¿Quien fue tu primer amor ?
Fueron momentos bonitos. Momentos que te marcaron para siempre. No fuiste tu misma después de que pasaste por estas cosas. Sentiste que dabas un paso, que encontrabas una nueva puerta que te hacía sentir curiosidad acerca de lo que estaría del otro lado.

Me han contado que sufres por amor...

Nunca imaginaste que llegarías a este momento. Sufriendo por una relación en la que no te sientes segura, amando a un hombre que solo te responde de una manera poco cariñosa. Te grita, te ignora, e incluso ha tenido ataques violentos cada vez que discuten.

Te sientes decepcionada, y muy insegura. Sientes que todo es tu culpa. Que nada anda bien porque no haces las cosas correctas. 

Imagen por The Artr
¿Eres tu quien tiene que dar todo de si para que la relación mejore? ¿Crees que las cosas se arreglaran si el no pone de su parte?

Una relación la componen dos personas, y para arreglar los problemas es importante que conversen y lleguen a un acuerdo en el que cada uno prometa poner de su parte.

Si no te sientes cómoda, hablar con él es lo mejor que puedes hacer, y si estás en el punto de que no quieres por miedo a lo que el diga o haga, desde lo mas profundo de mi corazón te digo que te detengas.

¿En serio has dejado que todo llegue hasta este extremo? Dejar todo tu amor propio de lado para depender de otra persona.

Es muy feo ver como hay personas que son maltratadas por su otra pareja, psicologicamente o físicamente, y no dicen nada. Créeme, es muy feo verlo. 

Eres hermosa, por dentro y por fuera. Tan hermosa que opacas a otros inconscientemente. Nunca te he visto, pero puedo asegurarlo. ¿Es que nunca te has detenido a mirarte en el espejo? ¿Es que nunca has escrito en un cuaderno todas las bellas cualidades que posees?

Te invito a hacerlo si no lo has hecho antes. No tengas vergüenza, pues estarás sola. Tu y tu reflejo en el espejo, con un cuaderno y una bolígrafo en tus manos dispuesta a escribir hasta el mínimo detalle positivo que tienes. Por dentro y por fuera.

Se que, al terminar, llorarás al leer todo aquello. Se que sonreirás entre esas lágrimas. Se que volverás a retomar ese amor propio que dejaste ir debido a una relación que no te conviene. 

Eres muy joven, cariño. Las relaciones vienen y van. No tienes porque temer. 

Lo que nunca puede irse es tu seguridad y confianza al saber que eres una persona bella que merece ser feliz y estar con alguien que te trate bien.

A veces es mejor dejar ir. Duele, pero aún así no morirás. ¡Te lo aseguro! 

Siempre es bueno recordar los buenos momentos, no los malos. Ver cada relación de manera positiva siempre. Todo ocurre por una razón. Cada situación siempre deja una moraleja en tu vida. Tómala con los brazos abiertos, aprende de cada momento.

No sé si mis palabras son las mejores, ni se si pueden ayudarte. 

Intento en esta carta hacerte ver lo valiosa que eres. Intento hacerte ver que te mereces más.

Ámate a ti misma, que todo empieza por ahí.

                                                                    Besos y abrazos,


PD: Un acto amable también es intentar ayudar a aquella persona que te maltrata para que cambie su forma de ser. Hacerlo ver que las cosas que hace no están bien. Pero ten presente que cambiará si se deja ayudar. 

Haz lo que puedas para con esa persona, y si al final da una respuesta definitiva de que no quiere ser ayudado, entonces déjalo estar.

Aunque a veces puede llegar a molestarnos, hay que aprender que las decisiones de los demás deben de ser respetadas siempre.

4 comentarios:

  1. ¡Hola guapa!
    Escribes muy bien, y estoy completamente de acuerdo contigo, en las relaciones sufrir es opcional, pero nunca puedes permitir que nadie te haga daño ni física ni emocionalmente, y sobre todo, te tienes que querer como dices.
    Un gran abrazo Maya <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Este post es muy diferente a todos los que escribo, y me alegra que lo hayas leido. En serio.
      ¡Mil besos para ti! <3

      Eliminar

“If you don't have time to read, you don't have the time (or the tools) to write. Simple as that.”
― Stephen King